Edward, con una mezcla de simpatía que lo hacen ser singular; ha pasado por México, Martinica, Venezuela, Estados Unidos , Canadá y ahora por segunda vez en Cuba; trasmitiendo frescura, enseñando de hosteleria seria y hospitalaria; haciendo saber que la sonrisa no riñe con la profesionalidad.

Share This